El digital al alcance de tu mano

…o porque los Directores de RRHH tienen que ser partícipes del proceso de transformación digital.

La revolución digital, la transformación digital…: en busca de la última novedad y más allá de las palabras y las modas, los Directores de Recursos Humanos tienen que definir cuál es su postura y enriquecer el debate con aportaciones concretas.

Hay dos razones de peso por las cuales no se pueden quedar al margen de dicho debate: por un lado, porque los usos personales del digital en la esfera privada van un paso por delante de lo que está pasando en las empresas; por el otro, los efectos mal controlados de lo que permite la tecnología pueden tener graves consecuencias sobre la salud de los empleados.

Los Directores de Recursos Humanos son además legítimos para hacer aportaciones porque la digitalización de la función RRHH ya está en marcha. La desmaterialización de los grandes procesos de gestión de Recursos Humanos ya es una realidad en numerosas empresas: ¡desarrollémosla en todos los ámbitos! Dentro de poco ni siquiera se podrá cuestionar el uso profesional de dispositivos personales: ¡facilitémoslo! Las expectativas para poder trabajar desde cualquier lugar son cada vez más grandes: ¡saquémosle partido!

La tecnología hoy en día permite avanzar de manera muy rápida y con un coste mínimo frente a todos estos imperativos. Para satisfacerlos, los profesionales de Recursos Humanos tienen a su disposición un amplio abanico de soluciones: pueden configurar portales colaborativos dirigidos a los managers y a los empleados, personalizar sus herramientas de gestión y los circuitos de información, disponer de una capacidad exponencial de explotación y análisis de datos multi-fuentes. Por último, gracias a la tecnología, los DRH podrían por fin tratar de manera más profunda algunas problemáticas complejas como pueden ser las de evaluar las competencias colectivas y de recompensar el rendimiento grupal.

Sin embargo, hay que evitar dos escollos. El primero es considerar la revolución digital como un fin por sí solo, en el cual el sujeto sólo sería un avatar de las modas de management sucesivas. El segundo riesgo, es la alteración de la salud: para evitarlo, los equipos de Recursos Humanos deben estar preparados en materia de regulación, prevención y experimentación.

François Rajaud,
Socio Director Crosstalent